¡Hola! Quiero conmemorar contigo este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, recordando la vida de una personalidad muy importante para México y de quien estamos, además, a unos días de celebrar el 160 aniversario de su natalicio: Matilde Montoya Lafragua, la primera mujer mexicana en recibirse como médico y que ejercía la Homeopatía.

Por eso, quiero compartirte la siguiente nota, publicada en la página 20 del primer número de la revista Homeofarma (medio oficial de la División Farmacias de la Asociación Nacional de la Industria Farmacéutica Homeopática), correspondiente a enero-abril de 2015.

Espero que te agrade tanto como a mí, y que la historia de esta mujer sirva de inspiración para todos los que luchan por una sociedad más equitativa, justa y sin miedos.

Matilde

Matilde Montoya: mujer y homeópata ejemplar

Además de ser la primera mujer mexicana en recibirse como médico y cirujano, en 1887, y de haber participado en distintas asociaciones femeninas, la doctora Montoya tuvo una pasión de la que se habla poco: la Homeopatía.

Por: María Elena Moura

Corrían tiempos en los que las mujeres sólo podían ser amas de casa o estudiar una carrera corta; nuestro país era gobernado por Ignacio Comonfort y tenía poco de estrenar su segunda constitución, cuando Matilde Petra Montoya Lafragua nació en la ciudad de México, el 14 de marzo de 1857.

La pequeña Matilde tuvo la suerte de ser educada por su madre desde temprana edad, mostrando gran amor por el conocimiento: a los cuatro años sabía leer y escribir, y con ayuda de clases particulares se recibió como maestra de primaria a los 13 años y como partera a los 16.

A partir de los 18 años vivió en Puebla y Veracruz, donde sus pacientes reconocieron sus conocimientos y entrega; por desgracia, otras parteras y médicos locales la percibían como una amenaza, acusándola de “masona” y “protestante” para tratar de desacreditarla.

Matilde Montoya intentó estudiar medicina en Puebla, pero debido a sus detractores volvió a la Ciudad de México para inscribirse en la Escuela Nacional de Medicina. Ahí encontró nuevas dificultades (le negaban la titulación porque el reglamento hablaba de “alumnos”, no de “alumnas”) pero también el apoyo de muchos de sus compañeros y del gobierno de Porfirio Díaz, que pidió la actualización de los estatutos para que las mujeres pudieran graduarse. Así, la aspirante hizo sus exámenes profesional y práctico en agosto de 1887, siendo aprobada por unanimidad.

Según la asociación Historiadores de las Ciencias y las Humanidades, la doctora Montoya ejerció la Homeopatía, por lo que además es la primera médico homeópata mexicana. Sus estudios fueron seguramente autodidactas o con la ayuda de otros conocedores de la terapéutica hahnemanniana, ya que aún no existían escuelas para su enseñanza.

Nuestra protagonista trabajó dando consulta privada en Mixcoac y Santa María la Ribera, y paricipó en asociaciones femeninas como Las Hijas de Anáhuac, el Ateneo Mexicano de Mujeres y la Asociación de Médicas Mexicanas, de la cual fue fundadora. Finalmente, la doctora Matilde Montoya murió el 26 de enero de 1938, a los 79 años, dejando un legado ejemplar.

Anuncios

Acerca de globusim

Globusim es la mascota de Grupo Similia, empresa integrada por Propulsora de Homeopatía, S.A. de C.V. (laboratorio que elabora los medicamentos Similia) y Distribuidora Homeopática Nacional, S.A. de C.V. (Farmacia Homeopática Nacional). Grupo Similia produce, distribuye y comercializa medicamentos homeopáticos, y edita la revista La Homeopatía de México.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s